Un espacio desde el cual me gustaría compartir inquietudes y charlas sobre temas que me interesan mientras nos deleitamos con una taza de buen café...

viernes, 10 de julio de 2009

La leyenda de los abencerrajes "La sangre que no se borra"


"Recuerdos de la Alhambra" (pulsar play mientras se lee el post)

La magia y el halo de misterio que desprende la Alhambra de Granada ha generado a lo largo de su historia multitud de bellas leyendas que han perdurado a lo largo del tiempo. Muchas de ellas fueron recogidas en el siglo XIX por el viajero y escritor Washington Irving en su inmortal "Cuentos de la Alhambra".

Una de las más conocidas y que está recogida en "La historia de las guerras civiles de Granada" de Ginés Pérez de Hita es la de la matanza de los Abencerrajes que paso a relatar a continuación.

A finales del siglo XV el reino nazarí de Granada luchaba por su supervivencia en una desigual guerra que lo enfrentaba al Reino de Castilla de los Reyes Católicos. Además, también se desangraba internamente por un conflicto civil entre el Sultán Boabdil por un lado, y su destronado padre Muley Hacen junto con su hermano "El Zagal" por otro. A esta guerra civil no eran ajenos, por supuesto, las familias nobles de Granada que conspiraban a favor de unos u otros para conseguir escalar en la jerarquía de poderes.

Cuenta la leyenda, que una de las familias más queridas por el pueblo era la de los Abencerrajes. Este linaje se distinguía en la batalla por su valentía, coraje y lealtad al Sultán. Estas cualidades eran incluso apreciadas por sus enemigos cristianos. Boabdil los tenía en gran estima y los encumbraba por encima de las demás familias nobles.

Existía otro linaje noble - los Zegries - que deseaba que Muley Hacen recuperara el mando de la ciudad de Granada y además envidiaba el poder y la popularidad de los caballeros Abencerrajes.

La desgracia de tan noble familia comenzó a gestarse en una fiesta que dio el Sultán y en la cual la favorita de Boabdil Moraima y un joven y apuesto Abencerraje quedaron prendados el uno del otro. Sus encuentros secretos se sucedían uno tras otro en el llamado "Patio de la Sultana" en los jardines del Generalife. Allí, al pie de un ciprés que aún se conserva, daban rienda suelta a su amor, escuchando el arrullo de la fuente, oliendo los jazmines y contemplando como el crepúsculo daba paso a la mágica noche de la Alhambra.


La mala suerte quiso que los amantes fuesen espiados en uno de sus encuentros secretos y esta relación llegara a oídos de los Zegries que ni cortos ni perezosos delataron a la esposa infiel y al caballero traidor al Sultán que fue presa una profunda tristeza que más tarde se convirtió en indignación.

El odio y la venganza hicieron presa del corazón de Boabdil e incitado por las venenosas palabras de los Zegries que alertaban al rey de una conspiración por parte de sus, hasta entonces, más leales vasallos invitó a estos a una reunión prometiéndoles más agasajos y recompensas por los servicios prestados al reino. A la llamada del rey acudieron 37 confiados caballeros Abencerrajes ataviados con sus mejores galas y totalmente desarmados.

Cuando llegaron al Patio de los Leones fueron conducidos a una sala contigua donde los esperaban la Guardia Personal del Sultán. Atados de pies y manos y con una toalla mojada introducida en la boca para que no gritasen, uno a uno fueron degollados en la fuente que había en la sala. La sangre de los desdichados se mezcló con el agua que corrió tinta por el canal que conduce al Patio de los Leones. Hoy en día aun pueden verse los restos rojizos de sangre seca en la taza y en en la canaleta imposibles de limpiar como mudos testigos de aquella injusta matanza de tan esforzados y fieles caballeros. Los incrédulos atribuyen dichas manchas al óxido provocado por el paso del tiempo.

Como castigo por su engaño, la esposa infiel fue encerrada en las mazmorras de los sótanos del Palacio donde lloró la triste perdida de su amado.

El pueblo lamentó muchísimo la muerte de los Abencerrajes y atribuyen a la desaparición de los que eran los mejores caballeros del reino, la posterior caída de este en manos cristianas.


En la fuente pueden apreciarse las manchas de sangre


El lugar donde ocurrió tan terrible matanza es conocido desde entonces como "Sala de los Abencerrajes" y puede visitarse en el Palacio de La Alhambra.

Un saludo.



8 comentarios:

Cyram dijo...

Hola Paco primor. Aquí estoy desde las lejanas valencias y pasando el cumple de Loren y de pronto veo que te has vuelto prolífico. ¡¡¡Así me gusta!!!

Este artículo me ha gustado mucho porque muchos mitos giran entorno a la gran sala de los abencerrajes, que además a más de un estudiante de arte ya le gustaría haber hecho algo tan concreto y tan bien explicado.

Sigue así que me gusta leerte. Un besito. ^^

Anónimo dijo...

Paco, te estas superando...
El Caballo del Llanero Solitario.

silver dijo...

Cayo Paco, eso es lo que eres un cayo no atiendes a tus admiradores y si vas ha hacer 1 artìculo al mes me voy a borrar...
El Caballo del Llanero Solitario.

Cayo Paco dijo...

Pero hombre, todavía no estoy de vacaciones y tengo curro. Pronto va a caer un articulo nuevo sobre Antonio Vega que ya estoy preparando y alguna peliculilla más.

A Cyram: Muchas gracias por tu comentario. Espero ver pronto alguno de maravillosos artículos en tu blog. ¿cuando volveis a Granada?

silver dijo...

paco has visto ya el video de beyonce...

El que compra clicks en la competencia dijo...

Hola Paco!!.

Ya sabes quién soy, me he hecho seguidor de tu página, pero sólo me ha dado tiempo de echarle un vistazo "por encima". A ver si otro día con más tiempo me leo tranquilamente todos los artículos y los comento.

Saludos, primo.

Loren dijo...

A mí la historia de los Abencerrajes me parece bastante trágica. La leí en "Los Cuentos de la Alhambra" hace algunos años, y la verdad es que este tipo de sucesos dan malas vibraciones, como por una tontería se puede echar a perder todo el costal. Habrá que ver también qué parte es leyenda y qué parte es verdad, aunque imagino que habrá más de lo segundo que de lo primero.

Buen artículo, Paco.

ángel soler dijo...

Gracias cuñao por la canción de Gladiator que siempre me ha emocionado. Muy interesante tu entrada sobre los abencerrajes y el pie de foto sobre las manchas de sangre... xD

Mis colegas de Madrid y yo estamos preparando un proyecto a nivel nacional y necesitamos gente que colabore escribiendo sobre historia de España. Pronto te enviaremos un correo oficial. Un abrazo